Skip links

Share

Nuevas tendencias en motivación: más allá del salario emocional

Tener empleados fieles y motivados es el sueño de todas las empresas. Una plantilla en la que la convivencia es fluida y donde todos reman a una para que se cumplan los objetivos de la empresa. ¿Es fácil motivar a los empleados? ¿Qué pueden hacer las empresas para poner de su lado a sus trabajadores?

Uno de los debates clásicos apunta a si la empresa debería hacer esfuerzos por aumentar la motivación o si deberían “venir motivados de casa”. Los estudios parecen dar la razón a los primeros. Un estudio de la Harvard Business School señala que en un 85% de los casos, la motivación interna del empleado suele desaparecer tras seis meses en el puesto de trabajo. Según su estudio “Employee Motivation: A Powerful New Model” (Motivación del empleado: un poderoso nuevo modelo), las personas que trabajan para una empresa se mueven por cuatro impulsos básicos:

  • Adquisición. Todos tenemos el impulso de poseer nuevos bienes que aumenten nuestra sensación de bienestar. Experimentamos satisfacción cuando lo conseguimos y desagrado cuando no. Este fenómeno no sólo aplica a bienes físicos como ropa, casa o calzado, sino que también hace referencia a posesiones “emocionales” como viajes, experiencias o eventos que nos hagan mejorar nuestro status social.
  • Unión. El impulso de la unión hace referencia a ese instinto que el ser humano posee de agruparse en familias, clanes o grupos. Cuando se cumple, aumentan las sensaciones positivas como el amor y el cuidado. Su ausencia, en cambio, provoca soledad y aislamiento. En el trabajo, este impulso significa un aumento de la motivación cuando los empleados se sienten orgullosos de pertenecer a la empresa y una reducción de la moral si se sienten traicionados o aislados.
  • Comprensión. Entender el mundo que nos rodea es muy importante. En una empresa, los empleados deben entender y formar parte de lo que se está construyendo entre todos. En el lugar de trabajo, el impulso de comprender explica el deseo de contribuir al bien común. Los empleados se motivan con trabajos que los desafían y les permiten crecer y aprender, y están desmoralizados por aquellos que parecen ser monótonos o que llevan a un callejón sin salida. Los empleados con talento que se sienten atrapados a menudo dejan sus empresas para encontrar nuevos desafíos en otros lugares.
  • Protección. El ser humano necesita sentirse protegido de las amenazas exteriores. Además de un instinto de superviviencia individual, pedimos a las instituciones que promuevan la justicia, que tengan objetivos claros y que permitan a sus miembros expresarse libremente. La necesidad de protección es una de las razones por las que el empleado se siente indefenso ante los cambios, por ejemplo, de una fusión empresarial, incluso si es la única opción para la supervivencia de la compañía.

 

Una empresa que consiga dar cobertura a estas motivaciones personales conseguirá aumentar en más del 38% la motivación de su plantilla, según esta investigación.

 

La motivación del dinero como recompensa

Si nos centramos en el primero de los impulsos, podemos ver que es el primero de ellos que las empresas cubren, a través de una remuneración a cambio de trabajo. Sin embargo, hace tiempo que la remuneración dejó de ser como un concepto puramente materialista para pasar al plano emocional. Según un informe de Incentive Research Foundation, más de la mitad de las empresas británicas han dejado de dar incentivos dinero a sus empleados. 

La entrega de recompensas a empleados se suele hacer dentro de un programa de motivación más amplio, en el que se encuentren los objetivos de la empresa con una mecánica atractiva para los empleados:

  • Relacionados con el rendimiento: concursos de ventas, programas de recomendación internos, premios por esfuerzos puntuales…
  • Mejora de la salud: premios a los empleados más deportistas, a los que caminan más pasos, al vencedor de una carrera de empresa…
  • Acontecimientos personales: por nacimiento de hijos, boda, celebración de aniversarios en la empresa…
  • Eventos y celebraciones: regalos de aniversario de la empresa, lanzamientos, Navidad, Día del Libro…

Al abandonar el pago de incentivos con dinero, la empresa puede encontrar fórmulas más imaginativas y que permiten entregar una recompensa con un mayor componente emocional.

Con el pago en metálico de incentivos se corre el riesgo de que acabe entendiéndose como una parte más de la retribución y perdiendo su carácter emocional. Por otro lado, la entrega de regalos materiales (electrónica, deporte, ocio…), así como los bonos de experiencias, tienen muy buena aceptación entre el público, pero pueden suponer un problema si la plantilla es muy heterogénea. No resulta fácil encontrar un artículo que cumpla las expectativas de todos los empleados.

 

Tarjetas regalo: con lo mejor del regalo en metálico y del regalo físico

Incentivar a través de tarjetas regalo está creciendo exponencialmente en todos los países: según la Allied Market Research, el crecimiento esperado del mercado mundial en el periodo 2018-2022 se estima en el 15,7% anual. En España, aunque llevamos menos años conociendo estas soluciones, ya tenemos opciones en el mercado que ofrecen a las empresas una solución práctica, adaptable y que garantiza la satisfacción de los empleados. A día de hoy, se ofrecen diferentes modelos de tarjeta regalo: de un comercio o multimarca, en formato papel, plástico o digital; de un solo uso o recargables, etc. De esta manera, cada empresa puede encontrar el modelo que mejor se adapte a sus objetivos.

Click&Gift, empresa pionera en el desarrollo de soluciones de incentivo digitales, ha desarrollado una tarjeta regalo en internet que facilita la logística del regalo, hasta tal punto que toda la gestión, envío y uso, se realizan de forma online. La empresa decide qué importe recarga a cada empleado, escoge entre las múltiples opciones de personalización, mientras que los empleados usan el saldo disponible en las más de 100 opciones con las que cuenta la tarjeta: Amazon, El Corte Inglés, Decathlon, FNAC, Phone House, Pepe Jeans, Media Markt, Atrápalo o Ticketea son algunas de las opciones de entre más de 100 marcas. Gracias a esta solución, cientos de empresas en España ya premian a sus empleados de la forma más práctica y moderna.

Join the Discussion